La cocina dispone de todo lo necesario para sentirse como en su propia casa. 

La etnografía de la zona está presente en la decoración de la casa. Herramientas y utensilios, de la Fragua y del medio rural, te trasladarán a otro tiempo.                                                                        

La casa está dotada de calefacción eléctrica y estufa de leña. Contemplar el crepitar de las llamas crea un ambiente más acogedor al visitante.

Se completa el equipamiento del salón con juegos de mesa, libros, tv,  dvd, equipo de música...

Baño completo, de diseño funcional y moderno.

Lencería de baño y secador de pelo a disposición de los clientes.

Las dos habitaciones son amplias y confortables; una con dos camas individuales y la otra con cama matrimonial y espacio para relajarse.        

Sus balcones invitan a contemplar el idílico paisaje. Ambas están equipadas con televisión.